jueves, 16 de abril de 2015

Encontrar el trabajo perfecto

ENCONTRAR EL TRABAJO PERFECTO
(Del libro Metafísica 4 en 1 de Conny  Méndez)

Todo ser Humano viene a la tierra con un lugar ya dispuesto para él, con un labor que realizar, equipado con un talento especial que lo dispone al trabajo y al puesto que le pertenece.
Así como cada huella digital es única en el mundo y en toda la historia de la Tierra, cada individuo es único; su puesto, su sitio, o lugar es únicamente para él; nadie más puede desempeñar la labor como él. Si el sitio que le corresponde está momentáneamente ocupado por otro, los dos individuos se sentirán defraudados, incómodos y estarán haciendo mal lo que están desempeñando en el momento.
La labor que nos corresponde a cada uno, sea en el comercio, en las artes, en las letras, en el gobierno o en la agricultura, es muy difícil determinarla, cada uno está capacitado para conocer su lugar único. Está en aquello que más le gusta hacer en el Mundo. Aquello que no parece trabajo, que cuando uno lo está haciendo se olvida de todo y que considera absurdo que le pagarán por hacerlo cuando se está divirtiendo tanto. Está de acuerdo con la segunda ley de la creación, o sea. El principio de correspondencia.
Si eres un desajustado, busca en tí lo único que te gusta hacer, declara que tu lugar te está esperando, reúnete con personas de tu misma afinidad, dirígete hacia el lugar que más te guste, y pide luz a tu ser divino para que te indique dónde debes encontrarlo.
Lo mismo debes hacer cuando veas a alguien sin trabajo o sin propósito en la vida. Declaro la verdad por él. El desempleo es un concepto errado. La inarmonía es producto del desajuste.
Jesús dijo, " Mirad las aves del cielo como ellas no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros : Y vuestro padre celestial las alimenta. Considerad los lirios del campo como crecen, no trabajan ni hilan : Mas yo digo que ni aún Salomon en toda su gloria fue vestido como uno de ellos".
Esto no significa que estamos autorizados para entrgarnos a la pereza y que la comida y las ropas nos caerán del cielo. Lo que significa es que cada cual en su sitio apropiado tendrá todo lo que necesita, sin trabajo y sin esfuerzo.