martes, 20 de octubre de 2015

Diferencia entre juicio, opinión, preferencia y discernimiento. ( Del Libro Manual de Ejercicios Pleyadianos de Amorah Quan Yin)

 EJERCICIOS PLEYADIANOS PREVIOS
Diferencia entre juicio, opinión, preferencia y discernimiento.
( Del Libro Manual de Ejercicios Pleyadianos de Amorah Quan Yin) 


Los juicios se despejan del mismo modo que las creencias. La única diferencia es la naturaleza y la fuente de la energía que se despeja. Ahora me gustaría describir la diferencia entre juicio, opinión, preferencia y discernimiento. Parece haber mucha confusión y controversia sobre estas áreas entre los buscadores espirituales de hoy.
Un juicio es la proyección de un pensamiento hacia o sobre otra persona o uno mismo que niega el valor de la esencia de la persona. Identifica a la otra persona o a uno mismo con algo que no gusta y de lo que se cree que no tiene valor. Por ejemplo, si dices o piensas: «Es un imbécil y un cabezota», identificas a la persona con aquello que le has llamado. Ignoras el valor de la esencia de esa persona y etiquetas a la persona toda basándote en su actitud o comportamiento. Esto es un juicio.
De otro modo, si dices o piensas: «Me siento de verdad inseguro y frustrado y me enfado cuando es así de cabezota y no me gusta», expresas tus sentimientos y estableces una opinión sobre lo que percibes en el comportamiento de la persona. Si también dices o piensas: «No me siento seguro ni respetado por esta persona y he decidido no pasar más tiempo con ella», indicas una preferencia basada en una experiencia vital. Esto es usar el discernimiento.
Básicamente, debes decidir con discernimiento con quién te asocias íntimamente y con qué grado de intimidad.
Desde un punto de vista vibratorio, resuenas con algunas personas y con otras no tienes nada que ver.
Es natural tener preferencias basadas en la resonancia y la compatibilidad. Es importante darse cuenta de que el nivel evolutivo de compatibilidad puede ser muy distinto de la atracción que sientas por el alma de alguien. Ese alguien te puede atraer por el alma y mediante el magnetismo kármico para después descubrir que la vida diaria con esa persona es dolorosa, desagradable o incompatible en el mejor de los casos.
A la hora de elegir sensata y amorosamente a compañeros y amigos, no sólo debes tener en cuenta tu conexión con el alma de otras personas y su plan espiritual. También debes examinar sus acciones diarias y su comportamiento ante las situaciones de la vida. Si no ponen en práctica diariamente lo que representan sus ideales espirituales, no pueden o no quieren mantener sus promesas ni tratarte con respeto e integridad, debes utilizar el discernimiento y elegir la naturaleza de las relaciones que quieras o no mantener con ellos.
Ahora que he expuesto lo que es un juicio, un discernimiento, una preferencia y una opinión, estás preparado para despejar un juicio. Piensa en alguien de quien tengas un juicio. Piensa en ese juicio. Luego vuelve al proceso para despejar una creencia y sigue los mismos pasos para despejar el juicio. En el paso 12 afirma: «Reconozco que ________ (nombre de la persona) es un espíritu de luz santo y divino cuya vida tiene valor». Aún puedes decidir no tener nada que ver con esa persona, estás en tu derecho.
Ahora repite los mismos pasos dados para despejar una creencia, pero esta vez despeja un juicio sobre ti mismo. Crea tu propia afirmación en el paso 12 similar a la que has utilizado para liberar el juicio sobre otra persona. Cuando te sorprendas a ti mismo juzgando a alguien, incluso a ti mismo, párate inmediatamente y di: «Ordeno que este pensamiento quede cancelado». Luego coloca tu verdad superior en su sitio. Si el planeta entero hiciera esto, todos tendríamos paz.