miércoles, 7 de octubre de 2015

EJERCICIOS PLEYADIANOS PREVIOS Autosanación y despejamiento: Despejamiento con rosas

 EJERCICIOS PLEYADIANOS PREVIOS
Autosanación y despejamiento: Despejamiento con rosas
(Manual de Ejercicios Pleyadianos de Amorah Quan Yin)
 La visualización y el despejamiento psíquico utilizando imágenes etéricas de rosas llevan siendo de uso corriente durante al menos varios siglos
La rosa como símbolo de sanación es una
herramienta muy efectiva en el proceso de despejamiento propio y de otras personas.
Así como el loto se ha utilizado a través de las eras como símbolo de iluminación, la rosa se ha utilizado para simbolizar y presentar la «pureza de la afinidad con uno mismo». Lo que esto significa es que las rosas tienen la capacidad de eliminar las energías antinaturales y ajenas a tu modo de ser esencial e inherente que se
encuentren dentro de tu campo energético.
Por ejemplo, si sientes congestión en el chakra del corazón y sospechas que se debe a que has absorbido el desequilibrio energético de otra persona, puedes liberar la energía ajena con una rosa. Limítate a colocar la imagen de una gran rosa abierta en el chakra del corazón y, con la imagen de la persona en su interior, deja que la rosa se llene de la energía ajena. Después, elimina de tu
chakra del corazón la rosa llena de la energía de la otra persona, envía la rosa al exterior de tu aura, incluso al exterior del edificio en que te encuentres, y visualízala disolviéndose, vaporizándose o, simplemente, haciendo «puf». La energía de la otra persona se disolverá con la rosa. Al desaparecer la rosa, la energía expulsada del chakra del corazón se neutraliza y vuelve a la persona a la que pertenece. Esta técnica se llama «soplar rosas».
Date cuenta de que siempre es importante que soples las rosas en el exterior de tu campo áurico. Si disuelves la rosa dentro de tu aura, la energía de la otra persona se neutralizará un poco, pero aún la tendrás en el interior de tu espacio.
En otras palabras, si absorbes los miedos de otra persona hacia el chakra del corazón y luego extraes el miedo hacia una rosa para devolvérselo, lo que la persona recibe no es miedo sino energía emocional neutralizada. La persona a la que devuelves la energía es libre de hacer con ella lo que desee. Puede volver a convertir la energía en miedo o elegir utilizarla de algún otro modo. Te liberas de la energía de un modo tan suave que no magnetizará ningún karma de esa persona.