viernes, 9 de octubre de 2015

EJERCICIOS PLEYADIANOS PREVIOS Despejamiento con rosas: 2º Ejercicio con Rosas

 EJERCICIOS PLEYADIANOS PREVIOS

  Despejamiento con rosas: 2º Ejercicio con Rosas


(Manual de Ejercicios Pleyadianos de Amorah Quan Yin)

 
El ejercicio siguiente es un modo de usar rosas para despejar:
1. Cierra los ojos. Conéctate a la tierra y haz los ajustes de aura precisos.
2. Coloca al sol cósmico de oro sobre ti y haz fluir la luz dorada a lo largo de los canales de la columna y el brazo como se describe en el capítulo anterior. Cuando esta luz fluya plenamente, ponla en Automático.
3. Extrae energía de la tierra a través de los pies y las piernas y deja que se fusione con la luz dorada y que
suba por la columna y salga por los brazos y la cabeza. Cuando fluya suave y completamente, ponla también en Automático.
4. Deja que las energías cósmicas y terrestres sigan fluyendo mientras dure la sesión de despejamiento.
Piensa en algo que quieras tratar, por ejemplo, un vicio como morderse las uñas o comer chocolate. También puede ser una actitud o una tendencia emocional, como inseguridad, culpabilidad, victimismo, desconfianza, vergüenza o miedo a las arañas. Sea lo que sea, imagina un símbolo para el problema.
5. Crea en el exterior del aura la rosa del color que te venga a la mente y coloca el símbolo dentro de la rosa.
6. Respira profundamente para favorecer la liberación mientras miras a la rosa. Una vez llena de la energía liberada relativa a tu problema particular, disuélvela.
7. Continúa soplando rosas con el símbolo escogido en su interior, creándolas y disolviéndolas en el exterior del aura, hasta que la última rosa no se vea afectada durante al menos diez segundos. Luego disuelve esa rosa.
8. Continúa canalizando energía y meditando o abre los ojos lo que prefieras.
Un último uso de las rosas es la autoprotección. Las rosas se pueden mantener en el exterior del aura con un tallo que las conecte a la superficie de la tierra en todo momento para alejar influencias no deseadas y definir tus límites. Tenderán a absorber energías perdidas y extrañas a tu alrededor impidiendo así que entren en el aura. Las rosas de los límites no se ocuparán de todo, pero ayudarán mucho.
Puedes tener una rosa gigante enraizada en la superficie de la tierra delante del aura. O preferir cinco rosas en el exterior del aura: una delante de ti, una detrás de la espalda, una a cada lado y una encima.
El cordón de conexión a la tierra se ocupa de proteger tu extremo inferior. Evita cualquier tendencia a usar estas rosas de un modo paranoico. No se trata de un recurso a utilizar porque «alguien» vaya a por ti. Esta técnica no es más que un recurso para ayudar a responsabilizarte personalmente de tus límites y tus opciones.
Es especialmente útil si eres muy sensible o tienes antecedentes de ser una esponja psíquica.