martes, 6 de octubre de 2015

Todo está conectado

Todo está conectado


Cuando nos sacamos del primer plano en nuestras propias vidas y vemos que somos una milésima parte de la existencia, que compartimos el planeta con otras especies y que sólo somos una parte del engranaje, que no deja de ser importante para la tarea colectiva, empezamos a tratar de dar lo mejor de nosotros mismos, hay que mantener el estado de conciencia todo el tiempo, segundo a segundo, porque en cuanto vuelve el ego, el ego malo, el ego totalmente físico, que quiere lo mejor para él, sin importar el de al lado, allí es donde nuestra espiritualidad flaquea.
Tomemos conciencia de lo importante que somos, del trabajo que se nos dió aquí en la tierra, hagamos lo mejor que podamos, seamos buenas personas, demos lo que queremos que nos den, vamos a alinearnos con el pensamiento de la frase y vivamos acordes al plan Divino.