jueves, 14 de mayo de 2015

Hoy te invito a Perdonar

Te invito a perdonar



No voy a vender éste tema como algo simple, rápido y eficaz.

Te invito a ponerte en un lugar no tan cómodo, medio difícil y complicado pero que en el proceso de evolución espiritual, tenemos que pasar sí o sí por él.

Como se dice, todos los caminos conducen a Roma y éste es uno de esos casos, no hay manera de saltear ésta etapa y a medida que vamos desarrollando nuestro potencial de amor, nos encontramos con piedras en el camino como el rencor hacia ciertas personas que aún no hemos perdonado.

Llegamos a ese lugar del recuerdo negativo, el que nos lastimó, el que nos dolió y que aún a pesar del paso del tiempo nos sigue lastimando y doliendo.

Hay diferentes clases de rencores, los mas fáciles de perdonar y aquellos que nos perforan el corazón cada vez que lo recordamos y creemos que es imposible llegar al perdón definitivo.

Es un ejercicio para el cual se necesita tiempo, el paso mas importante es reconocer que tenemos en nuestro corazón el rencor, nuestra memoria emotiva no nos engaña, vemos a una persona y nos revuelve el estómago, nos da acidez, nos sentimos incómodos, bueno ya nos dimos cuenta que debemos trabajar en eso, y por eso les digo que cuando dedicamos tiempo a nosotros comenzamos a encontrarnos con cosas que no nos gustan, que queremos transformar.

Comenzamos a trabajar de a poco, pedimos asistencia a quien quieran pedirle (Dios, Jesús, Guías, Angeles, Maestros ,etc.) y les comunicamos lo que queremos hacer, en este caso necesitamos su asistencia para poder perdonar y enviar amor a tal o cual persona por la cual nosotros guardamos ese resentimiento. Cuando pienses en ellas quizás te vengan esos sentimientos incómodos, pero sólo déjalos pasar y piensa unos minutitos en el perdón, por hoy es suficiente!!!, ¿realmente piensas que ya lo perdonaste? Vuelve a pensar en esa persona, ¿qué es lo que te genera?, generalmente el proceso del perdón no es inmediato, lleva tiempo, tiene su proceso, no es fácil cambiar ciertos sentimientos que tenemos hace días, meses, años, décadas, en un solo ejercicio. Sigue continúa, llegará el momento en que ya no sentirás esa presión en el pecho y liberarás a tu corazón.

Nunca pienses que no se puede, porque con la perseverancia se logra todo, vos podés hacerlo, de a poco, a tu manera, pero lo importante es darte cuenta que debes transformar eso, debes sacarlo y la mejor manera es trabajando todos los días.

Perdonar no quiere decir cometer dos veces el mismo error, que se perdone no quiere decir que tengamos que volver a compartir nuestra experiencia con ellos, lo que hacemos al perdonar es borrar el lazo negativo que nos une.

Sabemos que estamos trabajando con nuestra energía y a su vez ayudamos a liberar a la otra persona.

No es fácil, puede llevar un tiempo, pero bien vale la pena.

Sigamos trabajando en nosotros !!!!



Saludos Fraternos!!

Main-Hiu