viernes, 15 de mayo de 2015

Te invito a pedir Perdón

Te invito a pedir perdón.



Así como hablamos de perdonar a los demás y curar el rencor que quedó en nuestro corazón, no debemos ser tan arrogantes y pensar que íbamos a quedar exentos de tener que pedir perdón, ya sea por errores, falencias, ofensas, ausencias, agresiones, heridas, maltrato, o cualquier otra mala actitud que hayamos tenido en este momento, hace un ratito, hace unas horas, hace unos días, meses, años, década o décadas. Como sea, hoy llegó el momento de darse cuenta del mal que hicimos y pedir perdón.

Qué difícil tarea era perdonar y mas aún es disculparse. Cuántas personas se encuentran distanciadas simplemente por el hecho de no dar el primer paso y pedir unas sinceras disculpas. Claro que para hacerlo debemos dejar de lado nuestro querido y atesorado EGO, eso que mal utilizado nos hace ser más fuertes que el otro, que nos hace aguantar más tiempo sin ver a alguien, que nos hace resistir hasta las ganas de llamar y ver a la otra persona. Qué tarea mas dura por favor!! es seguramente mas complicado que pedir perdón.

Hoy te estoy pidiendo que pienses en tus errores, en tus falencias, en tu punto débil, te pido que pienses en esa persona que aún crees que ella debería pedirte perdón, pero cuando sinceras tu pensamiento te das cuenta que vos también te equivocaste, ahí donde se puede trabajar para el amor, ahí donde sabés que hay arreglo, donde te sentís mal por no estar cerca, por deberse una charla, que lindo es sentir que podemos contra nuestro ego, que podemos sentir altruismo y arreglar lo que estaba mal, curar esa herida, sanar nuestro lazo energético con nuestro amigo, padre, madre, vecino, hijo, tío, sobrino y toda relación existente en esta maravillosa experiencia humana.

Si no tenés posibilidad de contactarte con esa persona o no te animás por lo menos pedí al universo, a Dios, a tu Angel, Guía, o como quieras llamarle y en quién tu creas que te ayude a recomponer ese lazo, a sanar las heridas ocasionadas pide que intercedan y que del otro lado se acepten tus disculpas, aunque nunca más vuelvas a verlo/a pídelo, piensa en esa persona, enviale tu amor y lograrás sanarte a vos mismo y a los demás.

Reconocer nuestros errores es un gran paso para el crecimiento espiritual.

Recordar que siempre hay que dar pasos firmes, no hay evolución sin sentir lo esencial, la base de todo, el Amor, y si no hay una base firme todo nuestro proceso es de barro y ante la primera lluvia se viene todo abajo.

Ahora si VAMOS A PEDIR PERDON!!!



Saludos Fraternos

Main-hiu