martes, 1 de septiembre de 2015

El peligro de abrir la puerta a la codicia

El peligro de abrir la puerta a la codicia


Realmente vivimos en un mundo en el que nada es suficiente, permanentemente queremos más y más, estamos metidos en la profundidad del consumismo, del tener por tener y seguimos juntando y juntando para tapar nuestra miseria interior, necesitamos distraernos todo el tiempo, no puede haber un hueco en nuestra vida porque cuando llegamos a él nos damos cuenta lo vacíos que estamos.
Cortemos con esa tendencia y empecemos a enriquecernos por dentro, compartamos lo que tenemos tanto material, como también lo espiritual.