martes, 15 de septiembre de 2015

Preguntas Frecuentes :
 ¿Cómo sentiremos los humanos el cambio vibracional de 2012?
  (Del Libro de Matías De Stefano " Vivir en el universo")

Lo  más  probable  es  que  no  sintamos  nada.  El  cambio  comienza  a  ser  electromagnético, por lo que afectará más que nada visiblemente a los  instrumentos que emiten microondas, antes de que nosotros sepamos  siquiera qué sucede. El proceso de efecto humano es el último que se sentirá. Éste es reconocido por la alteración de los sistemas neuronales, los que funcionan electromagnéticamente por la naturaleza. Nuestro cerebro, como el de todos los animales, está  alineado con el núcleo magnético de la Tierra...  cuando el mismo comience a cambiar, el nuestro lo  irá haciendo también progresivamente. Como hace  milenios que nuestros cerebros se han desconectado del cielo y la tierra, costará mucho más hasta que el humano comience a cambiar su conciencia, tal como los profetas dicen. Este cambio de conciencia se irá haciendo debido a que muchas células pueden enfermarse o curarse debido a esta alteración, y que el cerebro derecho comience a tener más importancia de la que hoy tiene, razón por la que mucho pueden sufrir dolores de cabeza profundos, alucinaciones, apertura de conciencia de a ratos. Esto puede traer, para las personas que no están  acostumbradas a esto, períodos de sensación esquizoide o bipolar hasta que el cerebro vuelva a acomodarse acorde a la Tierra.
Puede también que surjan potenciales dormidos, ganas de hacer cosas  que  antes  no  se  hacían,  deseos  ocultos,  cambio  de  razonamiento  o lingüística, como leves dislexias, etc. Esto es un reacomodo de nuestro cuerpo físico. Lo importante es mantenernos receptivos y tranquilos, de esta manera, no haremos esfuerzo en contra de la transformación, y el cambio puede ser mucho más sutil y fluido.
Es por esto que antes de preocuparnos por lo que nos puede pasar a nosotros como individuos y ver   nuestros cambios, relajémonos, y observemos alrededor, pues los indicios más fuertes estarán en el exterior, y de esa forma, nos iremos preparando para cuando se despierten los internos.