martes, 22 de septiembre de 2015

Si al Amor

Si al Amor




Una gran realidad, el odio nos parte por dentro, nos intoxica, nos envenena, nuestro cuerpo sufre, lo siente, el odio corroe, nos limita, nos comprime el aura, reprime todo nuestro campo energético, nos lleva hacia adentro y encontramos lo peor de nosotros.
Mi recomendación, es que la dejes pasar de largo, no retengas ese sentimiento, respira hondo, piensa en las personas que amas, ellas no quisieran verte así, piensa en el Dios que crees, pide perdón por guardar esos sentiminetos en tu interior.
Realiza meditaciones para poder hacer circular esa energía mala e invasiva, reemplázalo por calor, por amor, imagínate que se va el color negro de tu corazón y llega el violeta a transformarlo en rosa.
No perdamos nuestro equilibrio, no envenenemos nuestro cuerpo, nada vale la pena.

Saludos Fraternos!!