viernes, 15 de enero de 2016

Los opuestos se atraen? (Del libro La ley de atracción de Esther y Jerry Hicks)

Los opuestos se atraen?
(Del libro La ley de atracción de Esther y Jerry Hicks)

Todo lo que ves y todas las personas que conoces emiten señales vibratorias que deben sintonizarse antes de que se produzca la atracción. De moso que, incluso en una situación en la que las personas parecen ser distintas, ha de existir una base de similitud vibratoria para que puedan estar juntas.
Es la ley. En el interior de todas las personas hay vibraciones de lo que desean, y todo lo que llega a sus experiencias siempre se acopla a sus vibraciones dominantes. Sin Excepción.
Introduzcamos la palabra armonía. Cuando dos seres son idénticos, sus intenciones no se pueden cumplir. Es decir, alguien que pretende vender no puede atraer a otro vendedor. Sin embargo, atraer a un comprador trae consigo la armonía.
El hombre tímido atrae a una mujer extrovertida porque su intención  es ser más extrovertido, de modo que en realidad está atrayendo al objeto de su intención.
Una sartén magnetizada, cuya esencia es hierro, atraerá a otro objeto cuya esencia sea hierro (es decir un tornillo, un ckavo u otra sartén de hierro), pero no atraerá una sartén que esté hecha de cobre o aluminio.
Cuando ponés el dial de la radio en la frecuancia 98.7 FM no podrás captar la señal 630 AM. Es necesario que las frecuancias sean idénticas.
No hay prueba vibratoria, en ninguna parte del universo, que apoye la idea de que los opuestos se atraen. No es así