miércoles, 6 de enero de 2016

¿Qué es la enfermedad? ( Del libro Fuego Reiki de Frank Arjava Peter)

¿Qué es la enfermedad?
( Del libro Fuego Reiki de Frank Arjava Peter)


Una pauta básica del comportamiento humano consiste en evitar el dolor y procurar el placer. Esto es cierto en todos los niveles, ya sea físico, emocional, mental o "espiritual". He puesto la palabra espiritual entre comillas, porque lo que denominamos espiritual es justamente otro aspecto más profundo de nuestra compleja mente. La verdadera esfera espiritual no conoce el dualismo, por lo tanto no conoce problemas.
La enfermedad es un fenómeno complejo. Es una señal de que en algun punto de la línea, nuestro flujo de energía está bloqueado o fuera de equilibrio. Quiere mostrarnos que alguna parte de nuestro ser precisa atención y amor. Pero debido a nuestra obsesión con el placer, no estamos listos o preparados para considerarla de ese modo de ese modo y estar agradecidos por recordárnoslo. En cambio, hemos aprendido a juzgar la enfermedad como algo moralmente malo. Tratamos de evitarla o librarnos de ella bajo todo costo y lo más rápido que podemos. Mucha gente, tanto en las culturas orientales como occidentales, cree que la enfermedad se origina en vivir inarmónicamente con las leyes del propio Dios. En Occidente, se llama pecado y castigo. En Oriente la llamamos hechos de karma acumulado que pueden estar arraigados en vidas previas y que tienen efectos en nuestras vidas actuales.
La culpa es otro concepto, mayormente occidental, que infortunadamente ha venido a asociarse con el modo en que nos relacionamos con la enfermedad : hice algo mal, recibí mi castigo (en forma de una enfermedad), y ahora adicionalmente me envenenaré con sentimientos de culpa.
A fin de entender un poquito mejor la enfermedad y sus mensajes, tenemos que abandonar primero nuestro pesado equipaje.
Dejemos ir la culpa, el castigo, el karma, y todo el área penal.
El paso siguiente sería cesar de resistir la enfermedad y comenzar a buscar maneras de reunir nuevamente cuerpo, mente y espíritu.
Una cosa que debemos entender es que la enfermedad es obviamente un proceso, en movimiento constante, cambiante, igual que la salud. Nuestro cuerpo se rejuvenece a sí mismo día y noche: las células viejas mueren, nacen células nuevas. Nada es final, ninguna enfermedad es incurable, y nadie puede permanecer sano para siempre.
La medicina ortodoxa a menudo trata los síntomas de la enfermedad, sin prestar atención a las raíces del problema. Cuando tenemos un dolor de cabeza nos dan una pastilla analgésica.
La mayoría de los médicos ni siquiera trata de descubrir la fuente de este dolor de cabeza ( puedes estar pasando muchas horas frente a la computadora, como hago yo, y el problema puede resolverse fácilmente haciendo las pausas apropiadas...)
En el caso de un desorden mas importante pasamos por una operación ¡ y el síntoma es extraído de nuestro cuerpo! Pero a menudo la causa persiste y eventualmente hallará otro modo para emerger. Debemos ampliar nuestra apreciación de la enfermedad y en cambio encontrar maneras de tratar la totalidad del sistema cuerpo-mente. La práctica Reiki evita aislar el síntoma para tratarlo separadamente, y da energía al cuerpo entero con la ayuda de las doce principales posiciones de las manos. Esto permite que el cuerpo se sane a sí mismo. El hecho es que, por supuesto, a menudo no conocemos la causa de la dolencia física.
Como practicantes Reiki, sólo funcionamos como activadores o canales de la energía vital universal. Por supuesto que podemos, si tenemos esa inclinación o la experiencia, intuir lo que sucede realmente en el sistema del cuerpo-mente / alma doliente. Sin embargo, siempre es más benéfico para el receptor recibir tratamientos en el cuerpo entero.
Y recuerden : mal-estar y bien-estar (salud) ¡son siempre uno!