jueves, 30 de julio de 2015

Los adolescentes y su proceso en la tierra

Los adolescentes y su proceso en la Tierra
(Del libro Vivir en la Tierra De Matías De Stefano)

La adolescencia es el fiel rostro de los cambios. Sus almas, unas viejas en la Tierra, y otras nuevas, están mostrando la forma en que el mundo va a cambiar: drásticamente. La sociedad joven es resultado de los estancamientos del pasado, que hoy, han entrado al 2000 de una manera atropellada, queriendo todos salir del “armario”. Las tribus urbanas, los drogadictos, y todos los grupos sociales de la adolescencia que están resaltando cada vez más el proceso de cambio acelerado, son todas aquellas almas que han venido a romper con los antiguos esquemas. Es por eso que a los nuevos organizadores y guías nos hacen también adolescentes, al menos, nos despiertan de mucho más jóvenes que antes, pues debemos trabajar la espiritualidad y nuestros potenciales desde lo que hoy representa la adolescencia: cambios bruscos, materialismo, espiritualidad en tribus pero individualizada, tecnológica y con un alcance y manejo de la información mucho mayor que del adulto. Los jóvenes no tienen pilares profundos en los cuales basarse, lo cual muchas veces es criticado por los adultos, pero eso es la clave del plan, por eso, la cosmología ha decidido que el rostro de la nueva era, sea el adolescente, pues pueden trasmutar sus personalidades varias veces y adaptarse a todo tipo de cambios.
Las problemáticas generadas por los adolescentes hoy, son las problemáticas creadas en los adolescentes por las viejas estructuras, no es un problema juvenil, sino adulto. No obstante esto, el joven debe ser consciente de este proceso, pero se deja llevar por las olas que él mismo vino a crear, y eso es lo que genera desperfectos en el plan.
Otros hemos venido a guiarlos para que recuerden su verdadera función, que es de las más importantes sobre la Tierra hoy en día; hemos venido a recordarles lo importante que son para todos y para el futuro.
Nosotros, los jóvenes, no hablamos de Dios como han hablado nuestros mayores, o los índigo de los '60, hablamos del Universo desde el mundo, desde la visión de personas que hemos venido trabajar en Tercera Dimensión, y es por eso que muchos potenciales se están desperdiciando y perdiendo en la juventud, pues ni siquiera aquello con lo que se sentían afín, la esencia de sus propios índigo adultos, ya les es clara o humana.
Hemos venido a recordar cuán importante es la vida humana dentro del proceso de Divinidad.