jueves, 23 de julio de 2015

Todo es diferente

Cuando cambiamos la forma de observar
Cuando estamos enfurecidos, cuando tenemos el corazón hecho una piedra, percibimos todo desde un lugar muy oscuro, no encontramos el camino correcto, no vemos las cosas positivamente, no encontramos la salida a determinadas situaciones, allí desde ese lugar todos los caminos se cierran.
Por eso, relájate, bajá las pulsaciones, controlá tus pensamientos, encontra tu templo, un lugar de calma, donde podamos abrir nuestro corazón, trabajar en él para ablandarlo, desde allí podrás observar todo desde otro lugar, no tengas la menor duda, allí encontrarás la solución para tu problema, allí verás la luz donde antes no la veías y allí es donde irás siempre que te sientas mal.