lunes, 6 de julio de 2015

Existen los OVNIS?

Refutaciones sobre la no existencia de ovnis
(Del libro los Dioses del Eden de William Bramley)


Algunos argumentos que sonaban persuasivos han sido avanzados para refutar la
evidencia de que una o más sociedades extraterrestres han estado visitando la Tierra.
Algunos de esos argumentos son bastante directos:


1. Ninguna vida inteligente diferente a la humana se ha comprobado que existe en otras partes del universo.
A primera vista esto parece ser verdad. Sin embargo, uno necesitaría mirar directamente aquí en la Tierra para encontrar otras formas de vida inteligentes. Los estudios de los delfines y otros mamíferos marinos grandes han revelado un nivel de inteligencia mucho más alto que lo que previamente se creía. Esto revela que hay una gran cantidad de criaturas inteligentes y medio inteligentes en el universo conocido por nosotros con las cuales compartimos el planeta. El hecho de que ellos florezcan juntos en este pequeño planeta es una indicación excelente de que otras criaturas inteligentes pueden existir en otras partes bajo condiciones adecuadas.

2. No ha existido el más simple testimonio visual de OVNIS que no pueda ser explicado como un fenómeno natural o humano. En consecuencia, todos los OVNIS deben ser tales fenómenos.
Este argumento usa una lógica errónea. Muchos testigos de OVNIS han dado explicaciones prosaicas sólo por ignorar la evidencia que revela claramente que ellos no son fenómenos terrestres. Si uno es suficientemente selectivo en la escogencia de cuál evidencia y testimonio creer, uno puede inventar casi cualquier explicación que encaje en casi cualquier testimonio de OVNIS. El truco es encontrar la mejor explicación que encaje con la verdad y los hechos completos. En muchos casos, la verdad y los hechos completos indican que un OVNI es mucho mejor explicado como un fenómeno natural. En otros casos, la mejor explicación es que un OVNI es probablemente una nave guiada inteligentemente de origen no humano. Muchos testigos importantes encajan en esta última categoría. 

3. No ha existido “evidencia dura” de OVNIS o de “antiguos astronautas”.
Los objetos físicos constituyen la evidencia “dura”. En Ovnilogía, una pieza de evidencia dura podría ser un “platillo chocado” o el cuerpo de un piloto extraterrestre.
Poniendo los alegatos a un lado y la evidencia que algunos gobiernos puedan tener un platillo chocado, nosotros lógicamente no podemos esperar encontrar demasiados artefactos extraterrestres.
Basado en las estadísticas de la FAA (US Federal Aviation Administration), aproximadamente uno de cada un millón de vuelos de transportes americanos mayores saliendo de los aeropuertos americanos sufre un accidente serio, tal como una colisión, un
accidente aterrizando en un aeropuerto o una pérdida significativa de un pedazo de aeronave. Este record de seguridad admirable hace del viaje aéreo uno de los más seguros medios de transporte de hoy día. Vamos a asumir que las naves extrañas reportadas en nuestros cielos precisamente tienen el mismo record de seguridad como el jet comercial americano, ni mejor ni peor. Vamos a suponer que se hacen 2000 vuelos de “platillos voladores” todos lo años sobre la Tierra. Resultan 5 ½ vuelos diarios. Asumimos que cada vuelo hipotético de platillos es
realizado a una altura suficientemente baja que si sucede cualquier accidente, los restos
caerían a la Tierra antes de desintegrarse en la atmósfera. Poniendo todas las cifras anteriores juntas, descubrimos que un “platillo volador”
podría estrellarse, o dejar caer un sustancial pedazo de resto, ¡sólo una vez cada cinco siglos!
¡Se podría contar con sólo doce colisiones desde los albores de la primera civilización humana
registrada! Si acortamos el factor de seguridad a la mitad y doblamos el número de vuelos OVNI hipotéticos a 4.000 por año (11 por día) o dejamos el mismo factor de seguridad y cuadruplicamos el número de vuelos de platillos a baja altura a 8.000 por año (22 por día), todavía resultaría la cantidad de un (1) accidente o un pedazo mayor de restos una vez ¡por cada ciento veinticinco (125) años!
Podemos concluir con seguridad que aunque las naves extraterrestres hayan estado volando en nuestros cielos por milenios, no podemos esperar encontrar muchos restos o desechos. La mejor evidencia de las visitas extraterrestres que nosotros razonablemente podemos esperar obtener es el testimonio de un testigo ocular.