viernes, 31 de julio de 2015

Ejercicio para protegernos de los que nos rodea y no vemos

¿Cómo protegernos de todo lo que nos rodea y que no solemos ver ?
(Del Libro Vivir en la tierra de Matías G. De Stefano)




Estamos en un período crítico con respecto a invasiones energéticas,virus capaces de desestabilizar todo nuestro sistema.
Esos virus, son conocidos como emociones ajenas, vibración densa del ambiente, estrés, el famoso mal de ojo(es decir, la energética que otro lanza hacia uno), y también cabe mencionar la presencia de entidades que nos molestan en nuestro camino, la mayoría de las cuales las sentiremos a través de presión en el pecho al acostarnos, sensación de sombras frías, etc. (hay que entender sobre esto último, que son seres como cualquiera de nosotros, pero sin cuerpo, y que, así como pasa en la
vida diaria, no pueden hacernos nada si nosotros no les permitimos.
Esta reflexión anterior, es la que escolta el sentido de este apartado:
Nada puede hacernos daño, molestia, o lo que sea, si nosotros no le permitimos.
Normalmente, nuestro cuerpo energético se deteriora a lo largo del día. Se corta, le entran basuritas, se le pegan cosas densas de los demás … y todo eso se va con nosotros a casa. Es por eso mismo que, sea una
emoción, un ser oscuro, una acción agresiva, estrés, o lo que fuere, les aconsejo hacer lo siguiente:

Ejercicio:

Al despertarse: darse una ducha, intentar que el agua esté lo más fresca que toleren; es un baño energético, el agua arrastra todos los iones negativos acumulados en el sueño, no hace falta usar shampoo...
Mientras se duchan, imaginen todo lo que esté de más sobre la piel, caer con el agua, y respiren muy profundamente, una y otra vez, inflando de luz aquél globo del que hablábamos antes. No salga del baño hasta que no esté lleno por completo (simplemente con el fin de que su mente no se disperse y olvide el ejercicio). Intente ser consciente de la enorme burbuja de luz, y cuando salga a la calle, sienta que todo lo que hay fuera, choca contra el
globo y cae al suelo, como moscas, o simplemente visualice esas moscas o bichos convertirse en mariposas. Utilicen mucho la imaginación. Su mente lo entenderá así, y su cuerpo reaccionará protegiéndose energéticamente.
Ése es su escudo de luz contra cualquier cosa. (Que los niños tomen esto como un juego, inventar un juego al mismo tiempo que les enseñan a respirar)
Lo mismo lo repetirán al irse a dormir. La misma ducha, para sacarse todas las impurezas que se les pegaron durante el día, y al acostarse, comenzar a inflar el globo de luz muy lentamente, parte por parte, desde los dedos de los pies hasta los pelos de la cabeza, de esta forma también se
relajará sosteniendo esta respiración profunda, y se dormirá cada vez más fácilmente.
En caso de que sean acosados/as por seres no físicos, tales como la presión en el pecho, inmovilidad o visiones (algo que sucede cada vez más en niños y jóvenes) no sólo inflen el globo de luz con fuerte respiración, sino intenten envolver a ese ser o esencia dentro de tu luz, para que se
ilumine.
Intenten hacer que los niños tomen esto como un juego... “perseguir al monstruo , o algo así, para que su campo energético se fortalezca, y transforme en luz al de ese ser, pues, todos somos luz pero en diferentes niveles, lo único que tenemos que hacer es fortalecer la nuestra y ayudar a
elevar el nivel de luz de lo que hay a nuestro alrededor...
nunca luchen, nunca peleen, nunca expulsen, en su lugar INTEGREN, UNAN, ILUMINEN