lunes, 27 de julio de 2015

Las Razas humanas y sus aprendizajes

Las Razas humanas
(Del Libro Vivir en la Tierra de Matias G. De Stefano)

Las razas fueron formadas por mecanismos de evolución generados por el Orden Cósmico. El clima, la alimentación, los   astros y demás, permitieron la formación de grupos con diferentes karmas. En el planeta Tierra hoy hay 4 razas básicas que están aprendiendo cosas generales. La Raza Negra: está aprendiendo sobre lo físico, manejan lo espiritual a través del mundo físico, y han venido a transmutarlo desde ello, por eso ésta es una de las razas más sufridas, pero puras, de la Tierra. Trabaja desde las energías rojas, es decir, el movimiento y lo creativo del chakra base. La Raza Roja : viene con un karma espiritual arraigado a lo puro de la materia, con un  conocimiento  mucho  más  puro  del  espíritu  cósmico  en  la  Tierra, trabajando las comunidades simples, como los indígenas. Trabaja desde el chakra sacro y la corona, es decir, la voluntad y lo divino. La Raza amarilla :ha venido a centrarse en el crecimiento interior dentro de la masificación, es el ser Uno Mismo dentro del Todo. De ahí la famosa filosofía Interna Oriental,  dada  en  los  países  con  mayor  población  del  Mundo.  Trabaja desde el plexo, lo amarillo, y el corazón, la realización y el Ser. La Raza Blanca: transita el aprendizaje de lo intelectual, el descubrimiento de las cosas a través de la experimentación del mundo físico. Trabaja desde el tercer ojo  y el sacro, la visión y desmembramiento de la realidad, y la voluntad de la concretización. Todas son necesarias, pero a su vez, todas han abusado de su karma, de
sus aprendizajes en evolución, y han cometido errores.
Todas las razas provienen de la evolución de la Tierra, y a su vez, de la mezcla con otras razas del universo, que fueron puestas en el camino para permitir la rápida evolución de los Humanos. Muchas de ellas fueron las que pusieron genes que aún hoy siguen dando problemas a las sociedades y que han hecho resaltar lo negativo  de  cada  humano,  pero  muchos durante la historia, aún permanecen trabajando firmes con su herencia kármica, solucionando problemas y creando nuevos caminos para todos
sus hermanos.
Todos los humanos venimos del mismo sitio, y nuestros espíritus no
pueden diferenciarse el uno del otro, pero en la tierra física, las razas, culturas y demás, nos ayudan a crecer, a aprender sobre nosotros mismos.
El entender esto, nos debe ayudar a permitir las diferencias interraciales,
al mismo tiempo que nos debe ayudar a entendernos como hermanos en nuestra total esencia. Esto lleva a la comprensión de que las almas también poseen diferencias de razas y de esta manera pueden guiarse por el camino de evolución en un orden establecido, esperando poder pasar al siguiente nivel (algo que está muy claro en la visión Maya de las razas que llaman Azul, Roja, Amarilla y blanca, en la que cualquier humano de cualquier raza, puede pertenecer a cualquier otra raza en el plano álmico).