miércoles, 29 de julio de 2015

La vida y la muerte

La Vida y la Muerte
(Del libro Vivir en la Tierra de Matías De Stefano)


Ambas son nacimientos, son metamorfosis de lo físico, son iniciaciones para el espíritu y el alma, momentos sagrados. El nacer es la iniciación a la Vida, y la Muerte la iniciación a la otra Vida.

La Vida está compuesta de todos los componentes físicos y etéricos conocidos y desconocidos. La Vida va más allá de la Muerte, pues es la vida la que nos permite aprender mientras transitamos los diversos caminos de las realidades, y eso abarca un amplio sector del universo y de las existencias, por eso, la Vida es entendida como la Escuela del Alma , y la Muerte, en cualquier nivel, es entendida como la graduación del Alma en ese aprendizaje.

La muerte también existe en planos superiores, pues no es más que una transformación que permite el traspaso de un nivel a otro de conciencia, de existencia y aprendizaje.

La Vida puede darse de muchas maneras, y todas son aceptables, pues toda vida se genera por un propósito divino, aunque a veces el contexto haya hecho que esa vida se degenere de su realidad y su verdad.

Todo, absolutamente todo en la existencia, tiene vida, desde las piedras, al plástico, desde un barco hasta la selva, todo está vivo y en movimiento, todo tiene chispa divina, todo vibra, y por ende, todo está vivo, lo único

que varía es el proceso de evolución y la forma de muertes, que pueden ser trágicas o reguladas, pero todo aquello que fluye en la existencia sabe que todo posee un alma o al menos una especie de esencia álmica, que permite que forme parte de nuestra vida y nuestro aprendizaje.

Incluso el ser al que muchos creen incapaz de tener vida, ni alma, ni espíritu ni sentimientos, tiene Vida, y de las más puras y capaces... nuestro Planeta, la Tierra, el ser vivo cercano más grande que conocemos..