martes, 7 de julio de 2015

Existen los OVNIS? (parte IV)

Refutaciones sobre la No existencia de Ovnis

(Del Libro Los Dioses del Eden de William Bramley)


10. Sólo la gente con problemas mentales cree en los OVNIS.

Uno de los métodos desafortunados que algunos críticos OVNI usan para atacar la evidencia de visitantes extraterrestres es con la teoría psicológica. Debido a que una crítica así es totalmente segura de que no ha habido ninguna nave extraterrestre en nuestro cielo, él puede recurrir al uso de etiquetas psicológicas difamatorias en un esfuerzo por “explicar” el porqué mucha gente considera una posibilidad que los críticos rechazan. Tales críticos recorren una gama desde la simple necesidad de realización religiosa hasta una
esquizofrenia. Esta sospechosa psiquiatría se ha puesto de moda desgraciadamente en los años recientes. Esto esconde la realidad de que muchas investigaciones serias de OVNIS son tanto clínicas como científicas, como uno podría esperarlo. La mayoría de los investigadores OVNIS son tan sanos y racionales como aquellos críticos que son tan rápidos para unirse con las etiquetas psicológicas halagüeñas. El verdadero debate OVNI se centra en la cuestión genuinamente científica, intelectual e histórica, no emocional.

Como podemos ver, la difamación psicológica es una forma muy pobre en un debate científico de esta clase. Esto no hace ningún bien. Las etiquetas son comúnmente inciertas y oscurecen el real propósito. La gente racional e inteligente se encuentra fácilmente en todos los lados de la controversia OVNI.

11. Las teorías sobre OVNIS, diseñadas como trampas para cazar incautos, son fraudes para hacer dinero.

Hay una verdad la cual dice que hay dos grandes crímenes en nuestra sociedad: tener dinero y no tener dinero. Ambos son penados con igual ferocidad. Una de las formas más fácil que existe para desprestigiar una idea es sugerir que alguien ha recibido dinero por expresarla. Algunos de los críticos OVNIS hacen alusión a los charlatanes que en el pasado habían engañado a la gente con ideas extrañas y de esta forma se
hicieron ricos basándose en la ingenuidad de la gente. Tales alusiones se hacen en un esfuerzo
por sugerir que la gente que gana dinero con los libros o películas sobre el movimiento OVNI
se han mezclado en tales chanchullos.

Afortunadamente, la vasta mayoría de testigos oculares OVNIS junto con investigadores, ricos y pobres, son sinceros en lo que dicen y hacen.

12. El comportamiento de los OVNIS no se conforma a lo que nosotros pensamos que debería ser el comportamiento de una inteligencia extraterrestre.

Algunos críticos inquieren que si los OVNIS son naves extraterrestres como tales deberían manifestarse de una manera más aceptable. Porqué, por ejemplo, OVNIS han aparentemente raptado amas de casa e implantado en ellas mensajes religiosos, pero nunca han aterrizado en los jardines de la Casa Blanca y hablado con el Presidente de los Estados Unidos.
En uno de sus libros, Philip Klass ofrece una recompensa de 10.000 dólares por una prueba concluyente de una visita extraterrestre. Para calificar por la recompensa sólo bastaría con presentar una nave siniestrada u otra evidencia que la Academia de Ciencias de los Estados Unidos anuncie ser una afirmación de inteligencia extraterrestre o un visitante extraterrestre debe aparecer ante la Asamblea General de las Naciones Unidas o en un programa de televisión a escala nacional. El hecho de que nadie haya recibido la recompensa es visto por alguna gente como una prueba adicional de que la Tierra no ha sido visitada por una sociedad extraterrestre. El problema con la recompensa de 10.000$ es obvio inmediatamente. Hemos discutido
ya la escasa posibilidad de encontrar un “platillo” siniestrado o un pedazo grande de los restos. ¿Qué, si la Academia Nacional de Ciencias es propensa a argumentar un origen terrestre de una pequeña pieza de evidencia dura, antes que admitir una prueba no terrestre? ¿Qué, si los pilotos extraterrestres no están inclinados a aparecer en la televisión o en la Asamblea General de las Naciones Unidas, del mismo modo que un piloto humano no está dispuesto a dirigirse a un consejo de chimpancés?