martes, 7 de julio de 2015

Qué es la Triple llama ?

  La llama Trina
Fuente:(http://info-hermandadblanca.blogspot.com.ar/2012/0/triple-llama-o-llama-trina.html)


Podríamos decir que la Llama Trina es el potencial de nuestra divinidad. Es el foco personal del fuego sagrado. La Llama Trina es la que permite la precipitación en la materia de la consciencia Cristica proveniente del espíritu.



Esta Llama Trina se aloja en un campo de fuerza llamado la "Cámara secreta del corazón" el cual se localiza dentro de nuestro corazón físico. Esta cámara es el punto de conexión del cordón plateado de luz que desciende desde la presencia "Yo Soy" para sostener nuestra vida, dándonos propósito e integración cósmica.



Este centro de energía posee tres llamas que son las transmisoras de los dones divinos. La llama azul se encuentra hacia la izquierda, la llama Rosa se encuentra a la derecha y la llama Amarilla se localiza en el centro. 



La Llama Trina nos brinda tres dones básicos de Dios que son: Poder (Azul), Sabiduría (Amarillo) y Amor (Rosa).



Dentro del corazón de todos y cada uno de nosotros flamea la esencia Divina que es la misma en todos, prescindiendo de religión, color o condición social, que denominamos "El Cristo Interno", el anclaje de la "Magna Presencia YO SOY".



El Cristo Interno -que Jesús manifestó a plenitud, de allí que la humanidad lo conozca como "Jesús El Cristo"- es la esencia Divina de Dios que late en cada corazón humano y conforma una llama triple.



Del lado izquierdo de tu corazón flamea una Llama Azul, que es la Voluntad, la Fuerza, la Fe de Dios; en el centro, flamea la Llama Dorada, que es la Sabiduría de Dios; y del lado derecho flamea la Llama Rosa que es todo el Amor, la Actividad de Dios.



Es allí donde Dios se encuentra "más cerca que tus propias manos y tus pies". Por eso, nunca puedes decir que eres débil y que no tienes fe porque toda la Fuerza y la Fe de Dios la tienes ya anclada en el corazón. No puedes decir que eres bruto y que no sabes, porque toda la Sabiduría de Dios la tienes ya anclada en tu corazón. No puedes decir que odias y que detestas algo o a alguien porque todo el Amor de Dios lo tienes ya anclado en tu corazón.