miércoles, 17 de junio de 2015

Ser sin Compararse

SER SIN COMPARARSE



Muchas veces me doy cuenta observando mi entorno, mi lugar de trabajo, como las personas pasan un gran tiempo comparándose con los demás.
Fea costumbre que adoptamos los seres humanos, en el que valorizamos nuestra vida comparándola con la de los demás.
Es una constante lucha, escucho permanentemente comparaciones económicas, cuánto gana uno, cuánto gana otro, gente que se acerca interesado en saber cuánto gano yo, realmente me parece patético, dónde están las buenas costumbres, pensar que yo soy tan reservado en muchas cosas, y  hay otras personas que lo único que quieren es sobresalir para mostrar una parte de ellos que realmente no me interesa.
En algún momento empecé a darme cuenta que las conversaciones se transforman en mostrar quién tiene la mejor anécdota, quién comió más rico, quien fué al mejor lugar, no dejan terminar de contar una que enseguida quieren taparla con la suya.
Esto me comenzó a pasar cuando comencé a reconocerme desde otro lugar, se hace difícil conocer gente afín, se hace difícil mantener conversaciones poco profundas, banales, realmente me siento muchas veces confundido por lo que me rodea, no veo la hora de llegar a mi templo, a mi hogar, salir de todo éste ruido molesto.
Como verán soy de los que todavía está aprendiendo, estoy en el punto medio, sé y veo todo lo que antes no veía, pero todavía estoy inserto en ese mundo, ya me tocará salir, pero paso a paso, hoy me toca reconocerlo y aceptarlo, cosa que es muy difícil.
Cada vez estoy más convencido de que muchas personas crean su base a partir de los demás, yo elijo seguir mi propio camino, sé que es lo que quiero yo, con eso me basta, quiero ser felíz, profundamente felíz, poder exteriorizar un estado interior real, sensible, sin comparaciones, viviendo mi experiencia, sin molestar a otros.
Por eso te pido, no te compares, no cometas el mismo pecado.

Abrazos fraternos!!
    Main-Hiu